viernes, 21 de agosto de 2015

Juan Noj El Mayor (Cuento) El Palmar Quetzaltenango.

Juan Noj el mayor, vivía con su esposa María, en el volcán Santa María. En esa época no existía nada más que el volcán  el hogar de JUAN NOJ.

Los primeros pobladores subían al volcán a trabajar, ya que en sus faldas existía una cueva y al cruzarle llevaba hacia el interior del volcán, pero no a todos se les permitía encontrar la entrada, algunos pasaban horas buscandola, muchas veses los cubría una niebla espesa y terminaban perdidos en el lugar, otros veían algunos animales merodeando en las cercanías del volcán, como algo mágico, se hipnotizaban y seguían dicho animal para verse después,  sin vislumbrar el porque,  a orillas de un barranco a punto de caer.

Para el que encontraba la entrada, convicción a de tener de que su alma eternamente al dueño del volcán a de ceder.

Cuando al fin lograban cruzar la cueva  veían una enorme llanura rodeada de montañas y el cielo mas obscuro que ninguna estrella dejaba ver, y es en esa misma llanura donde tenían que trabajar  recolectando leña, que en realidad no era leña, eran infinidad de huesos regados por el prado, pero para el caporal parecía leña y se tenia que acumular en un rincón de dicho valle, todo ahí era como una finca agrícola donde había un personaje por demás extraño, que se encargaba de administrar ese terreno, que se extendía varias leguas, haciendo olvidar a la mayoría de personas que llegaban a trabajar, que se encontraban dentro de un volcán.


Durante mucho tiempo haci lo hicieron,  trabajaron sin cesar los pobladores de El Palmar, no se les pagaba con dinero, únicamente existía una oficina que más parecía carnicería, y en hojas de Maxan carne envolvían y se los daban como pago, no sin antes advertirles que en un cofre debían de guardar y esperar nueve días y fortuna han de encontrar, al impaciente que osara quebrantar este dilema y abriera el confre antes de tiempo, únicamente las moscas ha de observar.

Un joven llego a trabajar al volcán, conforme recogía leña pudo observar, que a lo lejos  una señorita de belleza sin igual se encontraba cerca de un tarral. En donde un sinfín de flores se mecían con el viento al igual hacia mecer su hermoso cabello, que recogía incesantemente esta  hermosa presencia de mujer.

Al cruzarse las miradas sin parpadear, observándose uno al otro y así poderse acercar, desde ese día ambos jóvenes quedaron completamente enamorados, ella vio en el joven de condición humilde pero muy trabajador un alma buena, digna de su corazón, pues si el trabajaba con Juan Noj El Mayor no era por riquezas encontrar si no para llevarle alivio a su abuelo que yacía enfermo sin poderlo curar.

 El joven se acerco y la cortejo naciendo un noviazgo por demás llena de esperanza e ilusión, pasaron los días procurando mantener esta relación en secreto por el temor a que el papá de aquella bella señorita Juan Noj el mayor , que era de carácter apacible, pero si se enteraba de las andanzas de su hija con un mortal, esto lo habría de enojar provocando grandes desastres en los alrededores del volcán.


Juan Noj El Mayor
Pero muy poco les duro el secreto pues sin saberlo, esta noticia ya se propagaba a travez del viento,  como un eco que rebotaba entre las grandes montañas hasta llegar a oídos de Juan Noj el Mayor.

Al darse cuenta de lo que sucedía Juan noj el mayor, se puso furioso, y al no encontrar a los enamorados comenzó a destruir todo lo que veía, Quemandosele parte de su casa sin cesar, al verse descubiertos los jóvenes enamorados huyeron fuera del volcán, agarrados de la mano, caminando sin voltear, pues el panorama era desalentador dejando a sus espaldas un escenario digno de recordar, las llamas se veían elevarse por el cielo devorando parte del volcán.




Pasaron los meses todo parecía ya normal, hacer una nueva vida era sin duda una opción a tomar.
Los jóvenes enamorados se casaron y al final, viviendo en el poblado que los recibió sin siquiera imaginar que aquella bella mujer tuviera algún origen sobrenatural, pues parecían dos enamorados que al igual que los demás solo querían formar un hogar.

Por su parte Juan noj el mayor,  expulso a los Palmarences que se encontraban trabajando en su hogar dentro del volcán,  por lo que su casa no volvió a reconstruir quedando aun extremo evidencia del enojo que lo llevo a expulsar a su primera hija. 

JUAN NOJ El Mayor se entristeció por no tener a su hija cerca en el volcán que es su casa,   tuvo otro hijo con el tiempo y su nombre había de otorgar para aquel niño que recién comenzaba a construirle su hogar, en lo que hoy se conoce como volcán Santiaguito, a un costado del volcán Santa María,  pues con eso Juan Noj El Mayor pretendía opacar su tristeza por la hija la cual quería olvidar. A este niño "Juan Noj"  le llamo y para diferenciarlo del Papá Juan Noj el menor se debía  pronunciar.
Juan Noj el menor es el que vive en el volcán Santiaguito e infinidad de historias y leyendas habrán de surgir de este personaje que se quedo ahí a vivir.

De Juan Noj El Mayor ya nada se supo, algunos cuentan que decendio del volcán hacia el mar en donde sus parientes tienen sus hogares en los volcanes del pacifico.



Autor Alvaro Rojas.
Historias del dueño del volcán.

Tienes una historia o cuento que contar, puedes enviarla al e mail: alvarome2003@yahoo.com 


Reacciones:

0 comentarios: